Blogia
SITIOS Saragosse

PARA QUÉ

PARA QUÉ

¿Hacer teatro para qué? Conviene no dejar de preguntárselo. Porque demasiado teatro se hace por razones equivocadas. Prestigio o lucimiento personal, suministro de coartadas al poder, alimento rápido para la industria del entretenimiento... ¿Para qué "Sitios Saragosse"?

Desde que empecé a darle vueltas al proyecto y escribir primeros borradores (hace más de treinta años, que se dice pronto, con la complicidad de los compañeros del Teatro de la Ribera y el casi hermano Javier Delgado), la intención era echar una mirada sobre las huellas que podían quedar en nuestro tiempo de un episodio mítico que aún es capaz de inflamar pasiones bien actuales. ¿No vivimos aún sobre un terreno minado? ¿Qué reflejos, entre conscientes e inconscientes, arrojan sombras premodernas sobre la convivencia de la ciudadanía?

Hacer teatro no para dar lecciones, no para conmemorar glorias, no para complacer, no para escandalizar. Atreverse a sugerir alguna sospecha, alguna desconfianza, alguna incertidumbre acerca del "sentido común" dominante. Tratar de decir algo, sencillamente, que pueda ser útil para alguien. Preguntarse, siempre se trata de eso, qué nos pasa. Y preguntárselo en el contexto de este ritual democrático del teatro no es ni de lejos lo mismo que hacerlo frente a un electrodoméstico. Hay quien desde el poder pretexta, por miedo interesado a desterrar de una vez ceremoniales anacrónicos, que no hay rituales laicos que los puedan sustituir. ¿Han ido alguna vez al teatro?

El teatro de mero entretenimiento es muy aburrido. El teatro que proclama verdades es soporífero. El teatro que toma al espectador por imbécil es intolerable. Hay otras posibilidades. En ello estamos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Mariano -

Querido Javier: ya sigo tus muchas y jugosas reflexiones en tu blog. Qué fue de tantas enconadas discusiones teóricas: corren tiempos de sálvese quien pueda. Tú, ni caso. Sigue, que algo queda, aunque a veces no sepamos para quién.

Javier Delgado -

Querido hermano mío del alma Mariano (si existe el alma es para que seamos hermanos):

También ando yo estos días con el ¿para qué? de muchos actos nuestros, y me importa mucho este para qué tuyo de "Sitios Saragosse".

Anecdotario: Hace treinta años, la entonces directora del Archivo Provincial de Zaragoza no nos permitió el acceso a la documentación histórica sobre los Sitios argumentando,literalmente: "esun tema de estudio de mi marido".
¡O tempora!¡O mores! Así que, hoy como ayer, ¡Guerra a muerte a los romanos!
Besos,
Javier
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres